Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono (azúcares) representan el nutriente energético más importante (son nuestro “carburante”).

Distinguimos dos categorías de hidratos de carbono:

Los azúcares simples: la mayoría de los alimentos azucarados (mermeladas, siropes, dulces…) contienen azúcares simples de asimilación rápida que no son indispensables al organismo. Son los llamados “alimentos de capricho”.
Los azúcares complejos o hidratos de carbono de “asimilación lenta”, siendo los más importantes los que se encuentran en el pan integral, la pasta al dente, las legumbres…). Son indispensables para el organismo puesto que proporcionan energía a los músculos de forma  
                                                  constante. Representan nuestro “carburante”.

Los dulces ingeridos fuera de las comidas favorecen el aumento de peso debido a la liberación excesiva de insulina.

La liberación excesiva de insulina acelera la entrada de glucosa en las células, lo que puede causar una hipoglucemia “reactiva ”,la cual incita a seguir consumiendo productos azucarados y al picoteo.

Los productos azucarados son también responsables de la caries dental.