Proteínas

Las proteínas pueden ser de origen animal (pescado, carne, huevos, productos lácteos) o vegetal (legumbres, cereales…).

Son indispensables para el desarrollo de los músculos y de los tejidos de nuestro organismo. Un déficit en proteínas es causa de desnutrición, de fragilidad, debilitamiento del sistema inmunitario y de una disminución importante de la masa muscular.

El organismo no puede almacenar las proteínas por lo que es aconsejable consumir una pequeña cantidad en cada una de las comidas.

Los desechos resultantes del metabolismo de las proteínas (urea, ácido úrico) son tóxicos para el organismo y se eliminan a través de los riñones.

El exceso de proteínas altera la función renal, con las consecuencias que conlleva (ataque de gota…).

El exceso de proteínas puede igualmente causar la descalcificación de los huesos.